0

Isla de Tabarca, reserva marina del Mediterráneo

Publicado por el .

Isla Tabarca

Las aguas cristalinas que bañan Isla Tabarca

Frente a la ciudad de Alicante, a once millas náuticas y cerca del cabo de Santa Pola, encontramos la Isla de Tabarca, la única isla habitada de la Comunidad Valenciana.

Se trata de una isla pequeña ya que su longitud es de unos 1.800 metros y una anchura máxima de 400 metros. Sus aguas son Reserva Marina del Mediterráneo por su excelente calidad y por la biodiversidad de su flora y su fauna. Fue la primera Reserva Marina de España, al haber obtenido esta calificación en 1986.

Gracias a ello, conserva unos ricos fondos marinos que se pueden disfrutar mediante inmersión por buceo a pulmón. Los fines de la Reserva Marina son la protección, regeneración y desarrollo de los recursos de interés pesquero así como la protección de la fauna y flora de sus aguas y fondos.

Pese a ser tan pequeña, tiene una rica historia y patrimonio histórico. Sus habitantes actualmente viven principalmente del turismo ya que la pesca está prohibida.

Tiene mucho que ofrecer a quienes la visitan. El mayor disfrute son sus playas y calas, tranquilas, de aguas cristalinas, perfectas para un baño de sol, sumergirse en el mar y alejarse del mundanal ruido.

También cuenta con una gastronomía autóctona como es el Caldero Tabarquino, el guiso autóctono de la isla. En Tabarca, Gloria Ruso es toda una institución preparando este plato. A sus 82 años, recuerda cuando todos los vecinos de la isla eran pescadores y vivían del mar.

Los ingredientes principales del Caldero Tabarquino es el pescado: gallina y la morralla con la que se hace el caldo que también lleva ñora, ajo, tomate, pimiento y sal. Se sirve en dos partes, como el cocido gallego: primero se sirve el pescado y después se sirve el arroz.

Un paraíso marinero para descansar frente a la bulliciosa Alicante. A tan sólo media hora en barco.

Te puede interesar

Escribe un comentario