0

Las palmas trenzadas de Elche, símbolo de la Semana Santa

Publicado por el .

Palmas en Domingo de Ramos

Hoy es Domingo de Ramos, primer día de la Semana Santa, y las calles de los pueblos y ciudades se llenan de palmas que procesionan acompañando al que en muchos lugares es conocido como “el Señor de la burrita”, que representa la llegada de Jesús a Nazaret.

En la ciudad alicantina de Elche este es el día grande de la Semana Santa, ya que salen a la calle las famosas Palmas Blancas trenzadas, una tradición que se remonta a muchos siglos atrás.

Elche exporta este símbolo del Domingo de Ramos con obras de hasta tres metros de alto, y son enviadas como regalos al Vaticano o la Casa Real.

Para conseguir estas palmas, además de la buena mano artesana y de artista del puñado de escogidos que saben elaborar la Palma Blanca de Elche, con su trenzado característico, estas piezas son fruto de un proceso esmerado en el que interviene incluso la química.

Para conseguir ese color claro tan peculiar, se cierra el ojo de la palmera formando un cono para que las palmas nuevas que nazcan a continuación no realicen la fotosíntesis. Al recibir poca luz, quedan de ese tono blanco amarillento.

Se recolectan entre septiembre y poco antes del Domingo de Ramos y, para terminar de darles el aspecto adecuado, se cepillan repetidamente y se sumergen en piscinas especiales.

Finalmente, las “rizadoras” se encargan del trenzado, de unirlas y coserlas para confeccionar motivos que se añaden a la palma central, con resultados espectaculares en ocasiones de más de tres metros de altura, aunque también las hay de apenas cinco centímetros.

Esta tradición se remonta al año 1371, como poco, aunque el uso como elemento en las ceremonias está acreditado en restos de cerámica ibérica hallados en las excavaciones arqueológicas de la Alcudia, el antiguo poblado ibérico de Hélike.

Desde 1997 está declarada Fiesta de Interés Turístico Internacional.

Te puede interesar

Escribe un comentario